La violencia engendra violencia

Luis Alberto Monge

Expresidente de la República

Abril 2005


El 3 de abril de 2003 se produce un vandálico acto de violencia contra la Constitución Política, sin precedentes en sus 54 años de vigencia para entonces. En esa fatídica fecha la Sala IV, en devastador acto de violencia, pretende reformar el artículo 132 que prohíbe la reelección presidencial.

Ocho días después, el 11 de abril, hice público un artículo intitulado "Contra el bazucazo judicial". Alerté a mis compatriotas sobre la gravedad de lo que acababa de ocurrir por obra y desgracia de una resolución de la Sala IV.

Fui objeto de virulentos ataques de políticos y periodistas. Estudios con eruditos razonamientos, coincidiendo con mi denuncia, no recibieron ni siquiera mención en los medios. El poderío de las fuerzas económicas que promovieron ese asalto a nuestra Carta Magna pudo crear por largos meses la sensación de que yo estaba solo en la lucha por defender nuestro sistema institucional.

Acontecimiento y consecuencias. El 26 de enero de 2005 se distribuyó un artículo a todos los medios, ampliando mis puntos de vista con respecto a tan infausto acontecimiento y sobre sus graves consecuencias para el devenir de nuestra convivencia pacífica y civilizada. No mereció una publicación completa el texto y algunos comentarios a párrafos aislados más bien confundieron a quienes alcanzaron a leerlos.

Afirmé que poco a poco el pueblo, camino a las elecciones de febrero de 2006, iría tomando conciencia de la gravedad de la violenta agresión a nuestro sistema institucional perpetrado por la Sala IV. Por lo que leo y escucho en los últimos días, compruebo, tal como lo predije en enero pasado, que así está ocurriendo. Ha crecido, y va a crecer aún más en los próximos diez meses antes de las elecciones, la toma de conciencia del pueblo sobre este sigiloso y corrupto golpe de Estado.

Que Dios ilumine a nuestro pueblo a fin de que encuentre una vía pacífica para el retorno al orden constitucional e impida que en las elecciones de 2006 se consolide un increíble desatino antipatriótico y totalitario. No deseo que se confirme, con grandes dolores para la patria, el viejo adagio que dice: "Quien siembra vientos, cosecha tempestades".

 

- volver arriba -

Escudo de Costa Rica - InicioEscudo de Costa Rica - Inicio

 

Sin TLC o con TLC: ¿País soberano o colonia?