Dos años de Intifada

Entrevista con el embajador palestino en la Habana

Granma / Mundoarabe.org

setiembre 2002



EL 28 de septiembre del 2000 un miembro de la Kenesset israelí se apareció de forma insólita, escudado por 3 000 soldados y policías, en la explanada de la mezquita de Al Aqsa, templo sagrado de los musulmanes. Al día siguiente se desencadenaba la II Intifada palestina. Ariel Sharon, el enemigo jurado de los palestinos, que criticó a Barak y Netanyahu por negociar con los palestinos, el Primer Ministro que tiene un historial lleno de masacres cometidas contra los palestinos, allanaba con su visita a Al Aqsa el camino para nuevos enfrentamientos.

Tras dos años de Intifada y ante la avalancha de violencia de los últimos meses, el embajador palestino en La Habana, Imad Jadá, conversó con Granma Internacional sobre la necesidad de terminar con un conflicto que, en su opinión, esconde el verdadero problema de los israelíes: la crisis interna del Estado judío. “Aquí tenemos que entrar en un análisis del que poco se ha hablado. Todos los índices indican que Israel está pasando por una crisis interna muy profunda; económica: después de 53 años de su creación artificial, sigue sobreviviendo gracias a la ayuda norteamericana y las donaciones de las comunidades judías; socialmente hay una crisis debido a la diversidad étnica muy amplia que está dominando la población: es el único país del mundo que continúa importando ciudadanos. Según la Oficina Nacional de Estadísticas de Israelí la población se estima en seis millones de personas. En el año 2035, entre árabes, musulmanes, cristianos, los rusos que están llegando... va a ser un Estado de minoría judía. Será un Estado dirigido por una minoría judía, una nueva forma de apartheid. ¿Cómo va a ser democrático, dónde está el sueño sionista? Esa es la pregunta que no deja a los israelíes dormir. ¿Cómo prorrogar el problema y no buscarle solución?

“Si nos ponemos a analizar desde el 93 hasta el 2000, estos siete años de existencia de la ANP, es la primera vez que el pueblo palestino se está gobernando a sí mismo. En estos años empezamos a instalar un sistema de educación pública, de salud, por primera vez en la historia de las ciudades palestinas tuvimos semáforos de tránsito, servicios de ayuntamiento, limpieza de calles, acueducto. Las discrepancias en el seno de la ANP no son el principal factor en la crisis, sino la continuación de la ocupación israelí de nuestro territorio, la ausencia de una estrategia política israelí para lograr una paz en Oriente Medio.

Si vemos a Israel con esa polarización étnica en 22.000 Km. cuadrados, no puede ser Yugoslavia, y dar una parte a los árabes o los rusos. O Israel unida entera o no hay Israel, esa es la cuestión que nadie toca hoy. Al prorrogar esa situación, provocan la crisis con los palestinos, para no decir que la crisis verdadera está en Israel. Y se dedican a hablar de los muchachos suicidas. ¿Por qué pasa esto? Una muchacha de 23 años, tercer año de universidad, tiene sueños muy rosados de su futuro. Cuando decide inmolarse, por qué. ¿Para buscar un prestigio? La desesperación mata. Es lo que está pasando con esta gente. Un niño de ocho años se para delante del tanque a tirar piedras, hasta que el soldado israelí con la ametralladora lo mata. Al ver la humillación de los soldados a su papá, la tristeza y el dolor de su madre por pérdidas de familiares, ese muchacho decidió que la vida no vale. Esa es la desesperación.

“Ya nosotros pedimos protección internacional para nuestro pueblo, sin embargo Israel con el apoyo de Estados Unidos la rechazó. La observación internacional se ha probado como una forma de resolver conflictos regionales. ¿Por qué con nosotros no? Porque van a descubrir que el fallo no es de los palestinos, sino de Israel. Por primera vez en la historia un país se atreve a enfrentar a la comunidad internacional a decir No a una comisión asignada por el Consejo de Seguridad, y simplemente el Consejo la anula, porque ayuda a entender que el problema no está en Palestina, sino en Israel.

¿Por qué usted piensa que alargando el conflicto con los palestinos Israel evade sus problemas internos?

Porque le da prioridad al asunto de los suicidios y de corrupción en la autoridad palestina, para no hablar de ocupación, para que el pueblo israelí siga viviendo un estado de estrés, como la administración Bush hizo después del 11 de septiembre. Concentrar la atención en los demás, para no ver el problema verdadero. En Estados Unidos están hablando de corrupción en la ANP, sin embargo, mira el escándalo de bancarrotas, de falsificación de documentos en WordCom, y una serie de empresas a nivel de miles de millones de dólares. Es tapar problemas verdaderos, con artificiales. Siguen, por ejemplo, criticando la ANP porque no escribimos una Constitución. La ANP bajo ocupación, todavía en fase de negociación con Israel tiene que escribir una Constitución. Pero Israel hasta ahora no tiene Constitución y nadie toca ese tema. Lamentablemente estamos en un mundo unipolar, donde la información se dirige por ciertos canales para hablar de lo que conviene a ellos. Hablan de la Intifada de Al Aqsa, pero nadie habla de la visita de Sharon el día anterior, hablan de los muchachos suicidas pero nadie habla del rechazo de Israel a la resolución internacional sobre el Campamento de Jenin.

¿Por qué Estados Unidos quiere eliminar a Arafat de la arena política?

Yo quiero hacer otra pregunta. ¿Cómo EE.UU. da la bendición a Carmona en Venezuela con su golpe de Estado, mientras Arafat que fue elegido democráticamente por su pueblo, bajo supervisión internacional, dicen que no es democrático y tiene que ser eliminado. El pueblo palestino es un pueblo igual a todos y tiene el derecho a elegir su dirección.

¿Qué pasaría en caso de que Arafat fuera eliminado?

Arafat es hijo del pueblo palestino. Nació del sufrimiento del pueblo, creció viendo a su pueblo reprimido, humillado. Es uno de millones de palestinos que sintieron eso; el pueblo palestino dio su confianza a Arafat. Como ser humano, un día va a desaparecer, y quien venga después a dirigir al pueblo palestino será alguien que vivió y participó del sufrimiento de su pueblo. Alguien que sepa el valor de la sangre palestina que están tratando de eliminar. No a Arafat. Eso es lo que intentan destruir, un símbolo. Por eso el pueblo no lo va a permitir.

Hace unos días se publicó un informe sobre la repercusión de estos dos años en la economía israelí. Y se hablaba de perdidas económicas israelíes.¿Cuál ha sido el daño ocasionado al pueblo palestino?

El daño es incalculable. Destrucción de propiedades civiles, como el aeropuerto de Gaza que fue arrasado, así como los inicios de proyectos en el puerto de esa ciudad, los edificios... Un día se podrá calcular su valor. El daño económico es recuperable, pero quién va a devolver la vida a los inocentes del genocidio. No es casualidad que un informe de Naciones Unidas publicó hace una semana que el desempleo en Palestina es uno de los más altos del mundo, 66, 6%, el 55% de la población se encuentra bajo la línea de pobreza, el 80% entre ocho y 14 años tiene trastornos síquicos, resultado del horror que vivieron en estos dos años. Estas son las realidades hoy. El 40% de las mujeres palestinas tiene anemia. No son noticias que estén llegando por cable en la era de la televisión satélite.

¿Cómo viven los palestinos bajo la ocupación?

Un toque de queda 24 horas. Y cuando Israel permite levantar el toque es que quiere capturar a la gente, que sale a la calle a resolver sus problemas. Se habló del holocausto judío, pero hoy todo el mundo es testigo de cómo maltratan a los muchachos, cómo los amarran con un hilo de nylon, les tapan los ojos y los conducen en camiones a lugares desconocidos.

¿Y qué pasa con ellos?

Nadie sabe. Los pocos que regresaron hablan de los horrores, torturas a manos de los israelíes, pero hasta ahora hay más de 8 000 palestinos con un destino desconocido. Lo único que sabemos es que los israelíes se los llevaron frente a sus casas y familiares. Hay algunos presos en el desierto de Nagev, en el Sur, donde ahora en julio y agosto la temperatura llega a 47 grados.

¿En las ciudades ocupadas los palestinos pueden salir a trabajar?

No, hay toque de queda. La semana pasada vivimos otra crisis humanitaria en la frontera con Jordania. Unos 3 000 palestinos, hombres, mujeres y niños, que necesitaban cruzar la frontera entre Cisjordania y Jordania de regreso a sus casas, tuvieron que permanecer varados durante una semana sin tiendas, sin agua, por el toque de queda israelí, pues el gobierno decidió hacer una nueva organización para el cruce fronterizo. Ahí quedaron las 3000 personas. Eso no es cuento. Todo el mundo lo vio. Pero hay un silencio total. Y el silencio es complicidad con el enemigo.

¿Cree usted que realmente exista voluntad de la parte israelí de establecer el diálogo?

Todo indica que hay un acuerdo israelí y norteamericano, con participación internacional, a prorrogar la crisis, con estos inventos que nos llevan a un túnel sin salida, un camino tan ambiguo, para olvidar qué pasó ayer y no solucionar el problema. La solución del problema palestino es muy fácil. Hay decenas de resoluciones de Naciones Unidas, del Consejo de Seguridad, de la Asamblea General sobre este tema. Y qué obstaculiza esta decisión. La arrogancia israelí, la falta de respeto a la legalidad internacional. Cuando Israel sienta que es un estado normal, con una economía normal, con un pueblo normal, podrá pensar en una solución. Pero cuando los círculos radicales sintieron que el primer ministro Yitzhak Rabin decidió trabajar por paz verdadera, lo eliminaron y no hablaron más de él.

Ahora los mediadores, específicamente la UE, están intentando que el diálogo propicie la retirada de Israel de las ciudades palestinas ocupadas en los últimos meses y que no se produzcan más asentamientos de colonos israelíes en territorio palestino. Pero sería volver a las conversaciones del 2000, antes que se produjera la Intifada.

Ese es el túnel del que hablaba. Hoy se refieren a volver antes del 28 de septiembre del 2000. Pero quién va a compensar toda la destrucción desde entonces hasta ahora. Quién va a curar las heridas humanas y políticas de estos años. No tenemos que volver a esa fecha, tenemos que volver al plan de partición del 47, tenemos que volver a la resolución 242 que obliga a Israel a retirarse de los territorios ocupados en el 67, tenemos que volver a la 181 del 29 de noviembre del 47 que divide a Palestina en dos Estados. El mundo aceptó la parte israelí, pero no se resuelve la palestina. Sería fácil si existiera voluntad verdadera.

A partir de ahora se plantea que se formará un cuarteto (Unión Europea, Estados Unidos, Rusia, ONU) en función de mediar en el conflicto.

A partir de ahora, a partir de ayer, de hace diez años. Por qué necesitamos seguir buscando iniciativas si todo está hecho. Lo único a considerar es que se establezca un mecanismo con el lema ”Vamos a respetar la legalidad internacional” que llama a la creación del Estado Palestino. Para crear ese estado es necesario un plan, una agenda de trabajo que la comunidad internacional respete y defienda. Buscar nuevos planes e iniciativas es perder el tiempo, es más agresión contra los palestinos y más reacción de los palestinos, más suicidas, más bombas, y más muertos de los dos lados. ¿Conoce usted de movimientos internos en Israel que se opongan a la política de Sharon?

Sí. Hay movimientos civiles, algunos partidos minoritarios , ONGs, grupos de madres que no quieren que sus hijos vayan a Cisjordania o Gaza a matar Palestinos y volver de cadáveres. Sólo que estas voces todavía son débiles, deben ser más efectivas.

Se habla mucho en las noticias de las acciones de los grupos como Hamas, de los suicidas... ¿Cuál es el diálogo actual de la ANP con estos grupos para detener sus acciones utilizadas por Israel como pretexto para la ocupación?

No son atentados, como dicen ellos, es la resistencia nacional contra la ocupación, un derecho garantizado a todos los pueblos del mundo por la legalidad internacional. No se puede calificar de atentados, ni de terrorismo, es un pueblo garantizando su derecho legítimo. Pero como el mundo le llamó así, hoy el fundador y líder de Hamas anunció que estamos en disposición de parar las operaciones militares contra civiles israelíes cuando la ocupación de nuestros territorios termine. ¿Por qué siempre se trata de poner el carrito delante del caballo?

¿Qué pasaría si la respuesta de los palestinos cesara por un momento, sencillamente por probar cómo actúa Israel?

No, yo quiero preguntar. ¿Por qué no probamos retirar a las tropas israelíes de los territorios palestinos, probar cuándo nos va a dar todo el dinero robado a nuestro Gobierno para poder utilizarlo en solucionar los asuntos de nuestro pueblo? No es simplemente que los palestinos tienen que probar, cuando es conocido que a una acción le sigue una reacción. El problema es la ocupación y no hay solución ni parcial ni completa hasta que se retiren. En Oriente Medio no va haber un estado de paz y tranquilidad si el pueblo palestino no disfruta de sus derechos. Aquí hay que llamar la atención a toda la humanidad: en las Intifada anterior de 1987 lo máximo que hicieron los palestinos fue tirar piedras. Aquellos niños que tenían siete años en 1987 están inmolándose. Qué van a hacer dentro de diez años los niños que han visto lo sucedido del 2000 en adelante. Es un asunto para que todo el mundo abra los ojos y piense bien. El mundo tiene que tomar medidas urgentes y pensar en la reacción que se producirá en una década, qué autoridad podrá controlar a estos jóvenes. Es una pregunta muy complicada y preocupante. Mientras más pronto se produzca una solución para el pueblo palestino, más pronto habrá estabilidad para la comunidad internacional entera.

mundoarabe@mundoarabe.org


Volver arriba
lospobresdelatierra.org