Bélgica decide que Sharon y otros pueden ser juzgados por las masacres de Sabra y Chatila

Luc Walleyn, Michael Verhaeghe, Chibli Mallat

Rebelión

13 de junio del 2003

 

Traducido para Rebelión por Germán Leyens

Comunicado de prensa de los abogados de los sobrevivientes de las masacres de Sabra y Chatila, 10 de junio de 2003.

Bruselas y Beirut. El fallo de esta mañana representa una victoria clara, decisiva, en la batalla legal librada durante los últimos dos años por los sobrevivientes y víctimas de las masacres en Sabra y Chatila en 1982.

La Corte de Apelaciones de Bruselas decidió que ninguno de los numerosos argumentos presentados por el Estado de Israel y por Sharon y Yaron pueden invalidar u oponerse a una investigación penal, en Bélgica, de las masacres que tuvieron lugar en Sabra y Chatila hace más de veinte años.

Los enérgicos intentos de nuestros oponentes de invocar la soberanía estatal, el segundo procesamiento por el mismo delito y otros obstáculos legales han llegado ahora a un callejón sin salida judicial. Aunque teóricamente Yaron podría optar por la presentación de una petición ante la Corte Suprema de Bélgica para apelar contra el fallo de hoy, es poco probable que lo haga, ya que en realidad abandonó el campo legal el 27 de mayo, justo antes de una audiencia sobre este caso ante la Corte de Apelaciones. La capitulación judicial de Yaron, confirmada hoy en la corte, está en agudo contraste con la posición intransigente de Sharon y Yaron, que pretendieron en septiembre de 2001 que sus argumentos legales se impondrían.

Sharon y Yaron han abandonado ahora el terreno judicial, retirándose por entero a la arena política y diplomática, en la que esperan que el gobierno belga utilizará la recientemente modificada ley contra las atrocidades (jurisdicción universal) para enviar el caso a Israel. La nueva ley permite una tal acción sólo si los querellantes tienen un acceso imparcial a la justicia en otro país, un argumento impertinente, en este caso, ya que para comenzar las víctimas y querellantes, siendo refugiados palestinos, no existen legalmente ante al sistema legal israelí.

Sin embargo, este nuevo mecanismo en sí es disputado con toda razón, y será seguramente sometido al escrutinio del tribunal constitucional, ya que viola el principio fundamental de la separación de poderes en Bélgica, además de los derechos humanos básicos requeridos por un procedimiento y un juicio imparciales.

En este caso, este hecho resultó obvio cuando el Fiscal Público en persona solicitó una investigación, el Fiscal General insistió en que se continuara la investigación durante los dos años de permanente batalla legal, y la Corte Suprema decidió que la ley contra crímenes masivos debería aplicarse ahora a los israelíes acusados. Actualmente tenemos la inequívoca confirmación por la Corte de Apelación de que, a pesar de las afirmaciones de Sharon y Yaron de que los nuevos mecanismos de la ley modificada deberían beneficiarlos, la investigación y un juicio propiamente tal pueden ahora tener lugar.

Para más información vea: http://indictsharon.net/
CONTACT: Laurie King-Irani, Coordinadora Norteamericana, Campaña Internacional por la Justicia para las Víctimas de Sabra y Chatila, coordinator@indictsharon.net

Volver arriba
Lospobresdelatierra.org - Inicio