Declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba

13 de mayo de 2003


Declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores
de Cuba

El pasado 12 de mayo, la Misión de los Estados
Unidos ante la Organización de Naciones Unidas, en
Nueva York, hizo llegar a nuestra Misión ante ese
órgano una comunicación informando que siete
funcionarios diplomáticos cubanos habían
desarrollado actividades fuera de su capacidad
oficial, consideradas como lesivas hacia los Estados
Unidos.

La Nota plantea que, a menos que Cuba brinde
información para justificar lo contrario, en un
plazo de 48 horas se le pedirá que haga las
gestiones necesarias para la partida expedita de los
siete funcionarios y de sus familiares.
Evidentemente, es la primera fase de la operación
para expulsar, sin razón alguna, a nuestros
diplomáticos de Nueva York.

Con posterioridad, el 13 de mayo, el Departamento de
Estado norteamericano comunicó a nuestra Sección de
Intereses en Washington su decisión de declarar
personas "non grata" a siete funcionarios
diplomáticos cubanos y darles diez días para salir
del país.

El Ministerio de Relaciones Exteriores rechaza esta
nueva escalada agresiva del gobierno de los Estados
Unidos contra nuestro país y nuestras
representaciones diplomáticas en Washington y Nueva
York.

Con estas acciones, el gobierno norteamericano
demuestra, una vez más, que se ha lanzado
abiertamente a un curso provocador e injerencista
contra Cuba.

Esta arbitraria decisión es otra prueba de que, como
ha sido denunciado reiteradamente por nuestro
Gobierno, se está ejecutando contra Cuba un plan
dirigido a sabotear los Acuerdos Migratorios, crear
una crisis y propiciar una confrontación entre los
dos países. La expulsión de los diplomáticos cubanos
persigue el objetivo de provocar una escalada que
culmine con el cierre de las Secciones de Intereses
en ambos países, tal y como han reclamado
históricamente los grupos terroristas de la mafia
anticubana de Miami.

El gobierno de los Estados Unidos pretende afectar
el prestigio de la diplomacia cubana, a la vez que
muestra su frustración por las recientes derrotas
sufridas en la Comisión de Derechos Humanos, en
Ginebra, y en el Consejo Económico y Social de
Naciones Unidas, en el que Cuba resultó nuevamente
electa por aclamación como miembro de dicha
Comisión.

La expulsión de catorce diplomáticos cubanos es un
irracional acto de venganza del gobierno de los
Estados Unidos contra Cuba. Es una señal de la
creciente desesperación de los sectores extremistas
que reclaman un endurecimiento del bloqueo y nuevas
agresiones contra el pueblo al que no han podido
doblegar tras más de cuarenta y cuatro años de
heroica resistencia.

Cuba no podrá ser intimidada, ni con esta ni con
otras provocaciones. Cuba no renunciará a luchar por
su independencia y su soberanía. Cuba sabe que le
asiste la razón y que cuenta con la unidad y la
decisión de lucha de todo su pueblo.

Cuba se tomará el tiempo necesario para responder
esta nueva provocación del gobierno de Estados
Unidos.

Ministerio de Relaciones Exteriores

13 de mayo de 2003


Volver arriba
lospobresdelatierra.org