Discurso del canciller venezolano ante la OEA

Roy Chaderton Matos

9 de junio de 2003

 

DISCURSO DEL CANCILLER DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA, ROY CHADERTON MATOS,
ANTE LA XXXIII ASAMBLEA GENERAL DE LA OEA
Santiago de Chile, 9 de junio de 2003


En este punto de la gobernabilidad, a riesgo de hacer el papel de aguafiestas y de vecino incómodo, pero ejerciendo el derecho a la libertad de expresión que también deben tener los Estados dentro de la comunidad internacional, quiero presentar en nombre del gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, algunas reflexiones sobre temas que desde el norte hasta el sur de este continente comienzan a debatirse en los albores del siglo XXI, en contra de las costumbres y creencias socialmente aceptables y aceptadas.

En términos generales, el concepto de iniciativa privada tiene un buen nombre. Nosotros coincidimos con esa alta valoración. Creemos profundamente en la libertad del individuo para desarrollar al máximo -sin trabas ni prohibiciones- todo su potencial de responsabilidad social para crecer espiritualmente y generar beneficios materiales, que contribuyan a fortalecer las instituciones de las sociedades verdaderamente democráticas, y estimular la participación individual o colectiva de la persona humana en procura de la libertad, la prosperidad y la paz.

Apreciamos a las personas que arriesgan sus recursos, crean, producen, compiten, generan riqueza y empleo, pagan sus impuestos y contribuyen a acercarnos a la justicia social.

Es tan bueno el nombre de la iniciativa privada que hemos terminado convencidos, irracionalmente, de que sólo el Estado puede cometer violación y atropello de los valores, principios, normas y procedimientos que consagran y protegen los derechos individuales. Este dogma con el pasar del tiempo ha permitido hacernos de la vista gorda ante todas las rupturas y usurpaciones cometidas por la iniciativa privada en los espacios de la legalidad y la legitimidad.

Esto explica que circunstancias heterodoxas, como la violación de los derechos humanos por iniciativa privada, sean desconocidas por políticas ortodoxas y por burócratas de corto alcance racional y profunda insensibilidad social, configurada en la comodidad del aislamiento y la lejanía de los acontecimientos.

De acuerdo a algunos expertos, amansados por intereses creados, sólo los Estados violan los derechos humanos.

¡Sólo los Estados violan los derechos humanos! Aseguran con voz heroica y movimientos acartonados. Entonces, ocurre que tesis como ésta no permitiría catalogar como violación de los derechos humanos los actos terroristas cometidos por Al Quaeda, la ETA, las FARC o las AUC. No sería así, violación de los derechos humanos, volar a una familia por los aires o secuestrar a una persona por años.

Lo mismo pasa con la libertad de expresión y el derecho a la información. En nuestro criterio, la supresión de la libertad de opinión y los intentos de destrucción del pensamiento disidente, no sólo deben ser reprochables cuando los comete el Estado, sino igualmente, cuando son producto de la iniciativa privada. El debate sobre este tema comienza a florecer y a expandirse en cobertura e intensidad por la geografía mundial, pero desafortunada y afortunadamente, Venezuela se ha convertido en un laboratorio donde se confrontan los derechos democráticos básicos y la dictadura mediática.

Los medios han usurpado en Venezuela los espacios abandonados por los partidos políticos tradicionales, desplazados del poder por la vía democrática y, en nombre del interés privado, se crea la noticia, se manipula y deforma la información y se procuran apoyos internacionales ingenuos y no tan ingenuos, para diseñar una realidad virtual que oculta y censura a la realidad real. La censura no es mala porque la ejerza una autoridad, y aceptable o perdonable cuando se haga en nombre de la libertad de expresión. Esto sería una aberración, que nos convertirá -si no decimos a tiempo que el Rey está desnudo- en gobiernos mudos, ciegos y sordos.

Hoy día se nos hace vetusta la capacidad institucional para responder y enfrentar la creciente agresividad de los intereses privados antidemocráticos, que a veces logra incorporar en su favor a intereses supranacionales en nombre de la democracia. Esta conducta favorece la impunidad como la reincidencia y estimula la expansión de las tendencias totalitarias propiciadas por el sector más oscuro de la iniciativa privada.

En Venezuela existe una dictadura mediática. En el pasado, los medios chantajeaban al sector político y ejercían presiones insoportables para alcanzar sus objetivos. Cualquier objeción era castigada con la destrucción moral o el silenciamiento.

Hace veinte años, un Presidente venezolano, demócrata cristiano, cometió la osadía de aplicar normas que son práctica habitual en las democracias más avanzadas, y prohibió por razones de salud pública la publicidad de licores y cigarrillos. Desde entonces, por decisión de los tiranos empresariales fue condenado a lo que en derecho romano se llama la muerte civil. Simplemente ni existió, ni existe ni existirá. No es entrevistado, mencionado ni invitado. Apenas dos publicaciones de modesta influencia le permiten un artículo semanal, mientras sus propios compañeros de partido se hacen los desentendidos.

¡Qué vergüenza!, saber que en tiempos de nuestra última dictadura la TV privada de Venezuela tenía mejores programas culturales e infantiles, en contraste con la programación mediocre y violenta de hoy.

Como ya lo dije en una pasada sesión del Consejo Permanente de la OEA, cuando las multitudes se lanzaron el 13 de abril a las calles de Venezuela para pedir el regreso del Presidente derrocado y todas las guarniciones militares de Venezuela se activaron para rescatar la constitucionalidad, los medios venezolanos, especialmente las televisoras privadas, transmitieron sólo programación infantil para los adultos, cuando lo acostumbrado es transmitir programación adulta para los niños. Gracias -en principio- a un periodista colombiano, Antonio José Caballero, la comunidad internacional se enteró de que había una revuelta popular y militar contra la dictadura empresarial que en sólo tres días disolvió todas las instituciones democráticas.

Ofrecemos a los interesados en esta organización evidencias de la presencia de seudo demócratas venezolanos, festejando la instalación del gobierno golpista de abril del 2002, así como copias del libro de oro con las firmas de los adherentes al crimen anticonstitucional. Encontrarán ustedes muchas sorpresas...

Los medios, cuando no sirven a la democracia lo hacen a favor de razones y causas innobles. Ya hablé de su incesante prédica golpista en el caso venezolano. Pero hoy debo denunciar aberraciones que han sido presentadas como pintorescas y risueñas y que un público no desquiciado habría rechazado con horror. Se trata del racismo.

Nuestros medios presentan formas cubiertas o descubiertas de racismo. No encontrarán ustedes en Venezuela presentadores de noticias ni anfitriones de programas de opinión de color negro o mestizo. ¡En un país donde somos de todos los colores y mezclas. No hay niños negros en los comerciales publicitarios. Sólo niños rubios con corte de totuma o flequillos y se llaman siempre Danielito, quizá evocando a Daniel el Travieso. De esa manera se crea un patrón cultural de referencia física profundamente violento y agresivo.

No velado, no sutil, no inconsciente, y mucho menos insinuado, es el racismo abierto y descarado que me obliga a denunciar a varios medios venezolanos y a presentadores de televisión y periodistas por propiciar el odio y el desprecio racial entre venezolanos. Me pregunto si no merece un mínimo de atención el hecho de que medios privados, al referirse a altas autoridades oficiales venezolanas de piel morena o negra, los llamen, directamente, sin anestesia, "monos", "macacos", "chimpancés" o "monacales".

Por cierto, algunos de estos periodistas insultaron al Secretario Gaviria, brutalmente, después de su primera reunión con los dueños de medios venezolanos y acusaron al ex Presidente Carter de haber recibido 10 millones de dólares del Gobierno venezolano para apoyar a la Mesa de Negociación y Acuerdos.

¡Qué gran tarea para los burócratas de la OEA, visiten Venezuela y comprueben estas denuncias! A menos que crean que sólo los Estados cometen racismo.

¿Habrá excusas burocráticas o leguleyas para no tomar el toro por los cuernos e identificar con nombres y apellidos a los medios que permitieron esto y a los periodistas que transmiten mensajes racistas? ¿Qué habría pasado, por ejemplo, si en la Europa de los años veinte y treinta se hubiera tenido el coraje de enfrentar a quienes humillaban y ofendían a nuestros hermanos judíos?. Quizá habríamos evitado los horrores del holocausto. ¿Es que acaso se puede permitir la supresión de la libertad de expresión en nombre de la libertad de expresión? ¿Es que podemos banalizar nuestra obligación de no favorecer las aberraciones de la mente y la conducta humana que conducen al crimen político, a la injusticia social y a la guerra?

Identificar a los racistas es muy fácil, pero, si para los burócratas interamericanos resulta muy difícil o cuesta arriba, ponemos a su disposición para ser entregados en Caracas todas las evidencias, que vamos a consignar parcialmente ante los Cancilleres de América aquí reunidos y que también hemos entregado a personalidades políticas y representantes de los medios chilenos.

Algo pasa con este sistema interamericano. Por la sede de la OEA en Washington ha pasado, para denunciar al Gobierno de Hugo Chávez, un desfile de personajes venezolanos responsables y culpables de la violencia mediática, pero, a pesar de nuestras repetidas denuncias, públicas y privadas, al parecer a ninguno de los expertos en derechos humanos se les ha ocurrido interrogarles sobre este crimen aún impune.

¡Qué fácil parece ser atender denuncias contra individuos y autoridades presuntamente incursas en violación de los derechos humanos, y cuan difícil es atender la avalancha de denuncias sobre amenazas contra las autoridades democráticas en Venezuela! Quizá ello explique la lenta reacción inicial de nuestro sistema para atender la primera violación de la Carta Democrática Interamericana. Todavía nos asombra que pasen inadvertidos los llamados a asesinar a nuestro Presidente en las pantallas de TV, las primeras páginas o artículos de los diarios venezolanos o desde la ciudad de Miami.

Otra falta grave de los medios, ya no solamente en Venezuela sino en nuestro mundo occidental, es la prédica que en nombre de una justa y justificada lucha contra el terrorismo internacional pretende crear un estereotipo de nuestros hermanos musulmanes como potenciales terroristas, abriendo pasos a un fundamentalismo religioso de inspiración cristiana que puede convertirse en un factor detonante de intolerancia y violencia internacional, como si los cristianos estuviésemos exentos de culpa y pudiésemos señalar la paja en el ojo ajeno sin ver la viga que tenemos en el ojo propio.

Quienes estamos acá somos, casi todos, representantes de la civilización occidental y cristiana, y créanme, ¡por Dios!, que los cristianos somos gente muy peligrosa.

Cristianos somos los que industrializamos la esclavitud y vendimos y compramos seres humanos en este Continente. Pero sin ir tan lejos, cristianos los dictadores, la mayoría católicos y dos o tres protestantes, que azotaron de horror a los pueblos de este continente, a veces con el apoyo de jerarquías religiosas golpistas. Cristianos los miembros del Ku Klux Klan y el senador Joseph Mc Carthy, cristianos los terroristas que operan en Irlanda del Norte en nombre de católicos y protestantes. Cristianos los separatistas de la ETA. Cristianos los croatas que exterminaron serbios y cristianos los serbios que exterminaron musulmanes. Cristianos los culpables del genocidio en Ruanda y Burundi. Y si les parece poco, cristiano un joven seminarista de Georgia de nombre Joseph Diugasvili, más conocido en los círculos del crimen, como Joseph Stalin. Cristiano también Benito Mussolini quien está cobrando nuevos adeptos en la Venezuela de hoy, y si les parece, para colocar la guinda en el tope del pastel, cristiano Adolfo Hitler.

Y, si me permiten una reflexión muy, muy personal; y muy muy polémica, cristianos los que consagraron el genocidio sofisticado y socialmente aceptable en los países más "civilizados": la matanza silenciosa de los indefensos: el aborto a capricho y a la medida.

Reflexionemos pues sobre el peligro de usar los medios para exacerbar los fanatismos étnicos y religiosos. A Dios gracias cristianos también Martín Luther King y la Madre Teresa de Calcuta. Cristianos Gabriela Mistral y Dom Helder Cámara. Cristianos Nelson Mandela y Raúl Silva Henríquez. Cristianos también Billy Graham y Juán Pablo II.

¿En nombre de cuál principio, norma e inspiración no podemos invitar a la polémica y a dar la cara a los responsables de los medios y a algunos periodistas intocables. Ya es hora de romper el último tabú de la democracia. Si es natural polemizar con líderes políticos, Presidentes, por supuesto, cardenales, gerentes, generales, líderes sociales, obreros, personalidades famosas, así como instituciones, ¿cuál razón coloca a los medios por encima de la ley y la exposición pública?

Díganme por favor, cuál es el poder divino que impide que no podamos mencionar siquiera a los dueños de los medios y a periodistas sin ser acusados de enemigos de la libertad de expresión, sin correr el riesgo de ser víctimas de golpes mediáticos.

¿Por qué en el norte de nuestro hemisferio el descubrimiento de mentiras transmitidas al público causa escándalos, renuncias y castigos? Pero, cuando esto ocurre en Venezuela algunas simpatías se vuelcan hacia los dueños de los medios cuya protección se invoca. ¿Por qué es posible en otros países abrir debates y polémicas públicas sobre las regulaciones mediáticas mientras en Venezuela se nos reprocha el derecho a legislar como en las democracias más avanzadas para proteger al público, especialmente a los niños, de la prédica del odio social, la violencia, la propaganda de guerra y la pornografía?

¿Por qué en nombre de la libertad de expresión se permite la manipulación de la salud mental de televidentes y lectores? ¿Por qué se permite incitar a la guerra civil y al odio entre compatriotas? ¿En nombre de la libertad de empresa?, ¿en nombre de las leyes del mercado?, ¿en nombre de cuál razón que no atente contra nuestros valores democráticos y constitucionales? Un buen tema para abrir una amplia investigación que podría comenzar por Venezuela, donde nos interesa que nos vean, nos curioseen a los seguidores del Gobierno y de las modestas fuerzas de la oposición democrática, pero también a la poderosa oposición golpista, dueña de medios y recursos.

Por eso se nos hace oportuno concluir con el MENSAJE DEL SANTO PADRE PARA LA XXXVII JORNADA MUNDIAL DE LAS COMUNICACIONES SOCIALES, el 24 de enero del 2003, día de San Francisco de Sales.

"Los medios sirven a la libertad sirviendo a la verdad, y por el contrario, obstruyen la libertad en la medida en que se alejan de la verdad y difunden falsedades o crean un clima de reacciones emotivas in controladas ante los hechos. Sólo cuando la sociedad tiene libre acceso a una información veraz y suficiente, puede dedicarse a buscar el bien común y respaldar una responsable autoridad pública."

"De hecho, con frecuencia los medios prestan un valiente servicio a la verdad; pero a veces funcionan como agentes de propaganda y desinformación al servicio de intereses estrechos o de prejuicios de naturaleza nacional, étnica, racial o religiosa, de avidez material o de falsas ideologías de tendencias diversas. Ante las presiones que empujan a la prensa a tales errores, es imprescindible una resistencia ante todo por parte de los propios hombres y mujeres de los medios, pero también de la Iglesia y otros grupos responsables".

Esta recibiendo este mensaje de la NAC&POP (Red Nacional y Popular de Noticias) porque es uno de nuestros amigos, o porque su dirección de correo electrónico pertenece a un medio de comunicación social o porque es una personalidad que nos ha sido recomendada por alguno de nuestros amigos comunes y por eso está incluida en la lista de los que llamamos "AMIGOS DE LOS AMIGOS".

Amigos de los Amigos es ya una comunidad real de comunicación virtual donde se comparten solidariamente las noticias, las reflexiones, los conocimientos y la experiencia producida por las luchas de los distintos sectores del pueblo criollo en la defensa de su justas causas.

En la NAC&POP se discuten ideas, visiones, filosofía, experiencias, practicas e información sobre los diversos temas relacionados con la Cultura y la Comunicación; la Política y el Desarrollo Social, Económico e Institucional de la Argentina como parte indivisible de la gran familia de la Patria Grande de Iberoamérica en lucha por su destino y en unidad con todos los pueblos del mundo, con el genero humano, como hermanos.

En la NAC & POP la circulación de noticias, artículos, discusiones y eventos está relacionada con la defensa de la independencia económica, la soberanía política y la justicia social de los criollos en la majestad de su propia cultura y en armonia con el ecosistema natural de su territorio.

La NAC & POP está impulsada por La Mesa de los Sueños de los Compañeros de Utopías de la Agrupación Oesterheld en su permanente homenaje a los grandes patriotas y como un humilde aporte de amor activo al Pueblo criollo, de pie, en la conformación y consolidación del Movimiento Nacional y Popular que lo lleve a la victoria.

Si quiere dar de BAJA su dirección o tramitar un ALTA envíe un mensaje a: nakypop@sinectis.com.ar
Si quiere realizar una CONTRIBUCION a la distribución de noticias, datos, mensajes, artículos o reuniones, congresos actos y espectáculos, envíe un mensaje a: nakypop@sinectis.com.ar

La NAC&POP no se hace responsable por el contenido de los articulos de opinion que se difundan por esta red ya que deben ser considerados realizados por los compañeros a titulo personal.

Director Editorial: Martín García / Coordinadora General: Rosana Salas
------------------

Malvinas, Aerolineas y Austral más argentinas que nunca

No se olviden de Cabezas, Oesterheld y Walsh

³Nadie está obligado a cooperar en su propia pérdida o en su propia esclavitud, la Desobediencia Civil es un derecho imprescriptible de todo ciudadano". (Mahatma Ghandi)
-Coco, la guerra ya esta ganada, solo hay que tomar la colina de los gansos (Mauricio Prelooker)
Si la historia la escriben los que ganan, eso quiere decir que hay otra historia, la verdadera. (Eduardo Mignogna)
Honrar la deuda externa...la deuda ¿es honrada? (Clemente/Caloi/ Carlos Loizeau)

El poder es nuestro, lo hemos delegado. Debemos recuperarlo, por la iniciativa creadora de cada uno.

(Bernardo Lischinsky)
- O se está con la Patria y contra la deuda externa, o se está con la deuda externa
y contra los intereses del país². (Alejandro Olmos)
-La economía nunca ha sido libre: o la controla el Estado en beneficio del Pueblo o
lo hacen los grandes consorcios en perjuicio de éste.(Juan Domingo Perón)

-Cuando veas a un gigante, examina antes la posición del sol, no vaya a ser la sombra de un enano (FiedrichL. Freiherr von Hardenberg, Novalis)

El hoy no es un ayer en falsa escuadra. (Raul Barreiros)
Patria te han tira´o al a´ujero y te tenemos que sacar (Santa Revuelta)
-Asi la quiero Eulogia, ¡retobada! (Inodoro Pereyra/Roberto Fontanarrosa)
Mi unico heredero es el Pueblo (Juan Domingo Peron)
Debemos saldar la historia de nuestra identidad con nuestros cuatro abuelos: El abuelo indigena, el abuelo negro, el español y el inmigrante arabe, polaco, italiano o de las demas inmigraciones. (Hugo Chumbita)
-Si me llega a pasar algo, no pidan por mi, pidan por todos (Jorge Di Pascuale)
³Hay momentos en que el pueblo sintetiza en la acción los pasajes más significativos de su historia²
(Agustín Tosco).
- La historia parece propiedad privada cuyos dueños son los dueños de todas las otras cosas (Rodolfo Walsh)
-Tenemos que crear las instituciones en que la función del vigilante sea meter la finanza en vereda para que no lastime la libertad del pueblo. (Arturo Jauretche)

-El Estado brota de abajo, de la muchedumbre, y es casi una redención, una creación del pueblo solidario.

(Raul Scalabrini Ortiz)
Yo me esfuerzo en descubrir cómo hacer una señal a mis compañeros (...), cómo decir a tiempo una simple palabra, una contraseña, como hacen los conspiradores: unámonos, mantengámonos estrechamente unidos, fusionemos nuestros corazones, creemos un solo cerebro y corazón para la Tierra, demos un significado humano al sobrehumano combate".
(Nikos Kasantzakis) .
-Alli donde vaya el movimiento nacional, ira mi corazon (Alejandro Dolina)
-No pasaran, ¡no pasaran!, ¡NO PASARAN! (Jose Tchercawski)

"No estamos contra nada ni contra nadie, sino con todos y para el bien de todos".
(Hipólito Yrigoyen)

El unico heroe valido, es el heroe en grupo, nunca el heroe individual, el héroe solo.

(Hector German Oesterheld)
Al penetrante grito de la patria, todos debemos ser uno (Jose Artigas)
-El hombre no encuentra su patria sino allí donde no es extranjero y en donde su dignidad humana no sufre... (Felipe Varela)
-Nuestra patria dejara de ser colonia, o la bandera flameara sobre sus ruinas.(Eva Peron)

La patria es un peligro que florece (Leopóldo Marechal)

-El destino de nuestra Revolución nacionalista está indisolublemente unido al destino de esa patria común
que es Latinoamérica (General Juan Velasco Alvarado)
-El colapso del marxismo no debe ser considerado como el triunfo del sistema capitalista liberal...América latina ha de reafirmar su identidad desde sus raíces genuinas, para la construcción de una sociedad solidaria, más justa.

(Juan Pablo II )
En esta tierra lo mejor que tenemos es el pueblo (20 verdades peronistas)
Estaría dispuesto a entregar mi vida por la liberación de cualquiera de los países de Latinoamérica.
(Ernesto «Che» Guevara)

Brindo por una América capaz de abatir a las bandas imperiales, cuando se una

en la cruz de los senderos camino a la segunda libertad. (Raul Gonzalez Tuñon)
La Patria es la América (Simon Bolivar)
-Por los clamores que con generalidad han llegado al cielo, en el nombre del Dios Todopoderoso, ordenamos y mandamos que ninguna de las personas dichas, paguen ni obedezca en cosa alguna a los ministros europeos intrusos...

(Tupac Amaru)
-Ningún país puede pensar en desarrollarse sobre bases coloniales ( Arturo Illia)

Cuando la Patria está en peligro, todo está permitido, excepto, no defenderla

(Jose de San Martin)



Volver arriba
lospobresdelatierra.org