www.Lospobresdelatierra.org - Inicio
Enlaces
Correo
 
Búsqueda:



un servicio cortesía de Freefind

-Consejos para las búsquedas-

 

 

¿Guerras por el agua?

Mariela Pérez Valenzuela

Granma

20 de junio del 2005

 

Aun cuando existen criterios diferentes sobre si el agua podría ser causa de guerras en este siglo, el oro azul, como nombran algunos expertos al preciado recurso, es hoy motivo de conflictos entre países, y entre gobiernos y pueblos.

El gran problema que deberá enfrentar el planeta en las próximas décadas será la escasez de agua.

La escasez que ya vaticinan los especialistas para las próximas décadas origina o reaviva antiguas disputas por el vital líquido, similares a las originadas por el petróleo.

Organismos internacionales advierten que 1 400 millones de personas en todo el mundo están imposibilitadas de acceder al agua potable y alrededor de tres millones mueren cada año por causas relacionadas con su ingestión cuando está contaminada.

Según diversos autores, el primer caso conocido de guerra por el agua se remonta a 4 500 años, cuando se enfrentaron dos ciudades del actual Iraq por el uso de los ríos Tigris y Éufrates, que en la actualidad compromete a ese país, a Turquía y Siria.

Hoy 51 naciones de todos los continentes están en peligro de entrar en conflicto por ese recurso en los próximos 10 años, en opinión de la directora del Proyecto de Políticas Mundiales sobre el Agua, Sandra Postel, del Instituto Worldwatch.

Bolivia es uno de los ejemplos recientes de los choques que genera la política gubernamental sobre el agua, de la que existe en América del Sur la mayor reserva mundial, con 26% de los recursos hídricos, según datos de la UNESCO.

En enero de este año la presión popular obligó al entonces presidente Carlos Mesa a rescindir un contrato de 1997 con la empresa privada francesa Aguas del Illimani, de la cual la transnacional Suez Lyonisse des Aux era el socio mayoritario.

Durante ocho años y contrario a los deseos de la población —para la que el único interés de la firma era llevarse las ganancias al exterior— Suez asumió el servicio de abastecimiento de agua potable y alcantarillado en las ciudades de La Paz y El Alto.

Los ciudadanos de ambas localidades denunciaron durante todo ese tiempo que la firma incumplía sus obligaciones al limitarse a mantener el servicio donde ya existía, sin extenderlo a otras zonas. Suez, además, aumentó las tarifas y cobraba el consumo en dólares, prohibido por las leyes nacionales, según los damnificados.

Otro caso reciente de rechazo a la privatización del agua tuvo lugar en Uruguay, donde más del 60% de la ciudadanía dijo Sí a la Reforma Constitucional en Defensa del agua, considerando ese recurso un derecho humano y no un privilegio solo para quienes puedan pagarlo.

La idea del plebiscito surgió hace tres años, como respuesta a la firma de la Carta de Intención entre el Gobierno uruguayo y el Fondo Monetario Internacional, en la que el primero se comprometía a la privatización de los servicios de agua potable.

Las disputas por el líquido son cada vez mayores debido a su escasez, al incremento de la demanda por el crecimiento de la población y a su inequitativa repartición.

Se dan casos de cuencas hidrográficas compartidas por dos e incluso más países, cuyo uso termina en disputa. Solo en África y en Asia hay ocho y seis ríos en pugna, respectivamente.

El Nilo, por ejemplo, es compartido por 10 países, pero en América del Sur ocho naciones poseen derechos sobre la cuenca amazónica, que alberga el 16% de las reservas de agua dulce del planeta.

Otra muestra de enfrentamientos por esta causa es el reclamo de unos 2 000 millones de metros cúbicos de agua que hace Estados Unidos a México, escudándose en un acuerdo de 1944 que obliga al uso compartido del río Bravo, y que la nación azteca se niega a pagar, entre otras causas por las sequías que sufre.

Otros conflictos podrían subir de tono. El Acuífero Guaraní, que se extiende desde el Norte de Brasil hasta la Pampa argentina, y que abarca alrededor de
1 200 000 kilómetros cuadrados, hace ocho años comenzó a formar parte de un proyecto financiado por el Banco Mundial, el cual despierta dudas entre quienes piensan que la entidad financiera quiere el absoluto control del lugar.

Mientras algunas pugnas se agudizan y otras comienzan a gestarse, millones de personas en el mundo no cuentan con servicios de alcantarillado y saneamiento.

A ello se añade que las reservas en muchas zonas están contaminadas con productos tóxicos y se estima que más de la mitad de las enfermedades en países subdesarrollados están relacionadas con la poca calidad del recurso, en saneamiento e higiene.

 

Los derechos de autor pertenecen a sus respectivos dueños. Copyleft ©2003-2005. Los pobres de la tierra.org - San José, Costa Rica.


Volver arriba